Top blogs de recetas

domingo, 19 de febrero de 2017

HELADO DE AGUACATE



De unos años hasta hoy han entrado de lleno en nuestras casas uno de los mejores frutos que la naturaleza nos ha dado, el aguacate.
Originario de México ya lo degustamos en todos los países del mundo, muy versátil tanto en recetas dulces como saladas. batidos...pasteles,, y hoy, en un refrescante helado que en casa solemos tomar como aperitivo. Una bomba de sabor y de propiedades beneficiosas.
Málaga se ha posicionado junto a Almería y Granada como la mejor productora de aguacates, los de la zona de la Axarquía son reconocidos no sólo en España, sino en el mundo entero. Cuando Estados Unidos celebra su Super Bowl, las ventas se disparan de un modo asombroso.
Los helados no sólo son para el verano, sobre todo este delicioso helado de aguacate con mucho, mucho Sabor a Málaga.
Receta con y sin thermomix.
Disfrutad...

1/2 kilo de aguacates pelados
4 yemas de huevo
3 vasos de leche entera o semi
30 gramos de aceite de oliva virgen extra
200 gr, de azúcar
zumo de 1/2 limón

Calentamos la leche con la mitad del azúcar, mientras mezclamos las yemas conm el resto del azúcar hasta que tome un color blanquecino.
Añadimos a la leche que no deberá estar muy caliente ya que nos cuajaría los huevos. acaocer a fuego medio sin dejar de remover hasta que nos espese ligeramente. Retirar y dejar enfriar.
Añadir la pulpa de los aguacates, el aceite y el limón. Batir hasta que quede todo integrado.
Llevar a la heladera siguiendo las instrucciones del fabricante, si no tenemos, volcar en un recipiente y llevar al congelador, sacar cada media hora y batir enérgicamente, al menos tres veces.
Al servir decorar con unas hojas de hierbabuena o menta.

Con thermomix:
Poner en el vaso la leche, yemas y azúcar y batir 9 minutos a 90º, velocidad 4.
Añadir el aguacate, aceite y limón,1 minuto, velocidad 6.
Llevar a la heladera o congelador de la forma indicada anteriormente.


Recetas relacionadas
Mousse de aguacates con langostinos
Hummus de aguacate con mermelada de gin-tonic
Helado de mango

domingo, 12 de febrero de 2017

CONEJO AL TOMILLO

A todos nos pasa que nunca valoramos lo que tenemos. Y yo tengo la inmensa suerte de vivir en Málaga. Una tierra maravillosa por su gente, sus paisajes, ya sean costeros, rurales o, incluso, prehistóricos. No nos falta un perejil, y otra de sus maravillas es su gastronomía que, precisamente por sus  paisajes de contrastes tenemos platos muy marineros como los típicos espetos, pescaitos fritos. cazuelas.... Pero también muy de campo y de monte, en cada pueblo de nuestra provincia encontramos maravillas como las berzas, el espectacular chivo malagueño en cualquiera de sus recetas, lomo en orza, baticates o roscos de vino...
Hoy os traigo una receta facilísima y muy rápida de preparar, en poco más de media hora la tenéis lista. Un riquísimo conejo al tomillo, una carne muy sana, que estoy cocinando mientras preparo esta entrada y luego le añadiré las fotos, y no sabéis como huele mi casa. El tomillo sólo con su aroma me hace sentir en el campo, rodeada de árboles y arbustos y sintiendo una gran paz interior. Toda una receta con mucho Sabor a Málaga, vivid conmigo a través de esta receta toda la comarca interior malagueña.
Disfrutad....



Un conejo limpio y troceado
2 cabezas de ajo
Aceite de oliva virgen extra
sal
pimienta
vino blanco (3/4 de vaso aproximadamente)
tomillo (en mi caso utilicé tomillo limón, mucho más aromático)


Salpimentamos en conejo.
Ponemos una buen chorreón de aceite de oliva virgen extra en una sartén amplia y cuando empiece a tomar color añadimos los dientes de ajos sin pelar a los que le habremos dado un golpe seco con el dorso de la mano para que "se abran un poco".
A continuación añadimos el conejo y sofreimos todo junto hasta que tenga un bonito color dorado.
Añadimos el vino blanco y unas ramitas de tomillo fresco, cuando haya evaporado el alcohol,




bajamos el fuego y tapamos dejándolo todo sofreir junto unos minutos más hasta que veamos que el caldo se ha convertido en una bonirta salsa espesa y blanquecina.


Servimos con unas patatas fritas como se hace en mi tierra, o si preferís con un poco arroz o pasta hervida.
Y sobre todo, con mucho pan, que os faltará para la salsa!!!




Recetas relacionadas
Lomo en orza
Pillo a la moruna
Pimientos rellenos a la mañagueña
Manitas de cerdo guisadas


martes, 10 de enero de 2017

LASAÑA DE CALABACÍN RELLENA DE BERENJENA Y QUESO SOBRE SALSA DE PIMIENTO ROJO



Cualquier día cuelgo el delantal y ya veremos que pasa...
Que si el marido dieta baja en carbohidratos para mantener a raya la diabetes hereditaria, que si el niño comida "contundente" con poca verdura y mucha carne, para mí mucha verdurita y ahora la niña... vegetariana!!!! Socorrooooooooo!!!! Voy a tener que hacerme un planning que ni los de la NASA....
Comprendo a las personas que no les gusta cocinar, debe de ser un auténtico martirio chino, porque hasta a las que nos gusta a veces se nos hace cuesta arriba.
En fin, que vamos a hacer (sólo pediros recetas ricas y completas vegetarianas), nos pondremos manos a la obra.
He visto muchas recetas de "lasaña" de calabacín, pero ninguna me convencía, así que he probado una receta ideada pensando en que los sabores casan bien y, la verdad, ha sido un acierto. Está riquísima, supersana y fácil. Las mujeres de casa hemos comido estupendamente, genial!!
Con los ingredientes que os pongo me han salido seis "lasañas", para un segundo plato de dos personas.
Disfrutad...




1 calabacín hermoso
1 pimiento rojo
1 cebolla
1 pimiento verde
1 berenjena
2 cucharadas de queso de untar
1 tomate rojo
sal
pimienta
aceite de oliva virgen extra
queso rallado


Comenzamos preparando la salsa de nuestro plato. Picamos la cebolla y el pimiento rojo y empezamos a pocharla en una sartén con un poco de aceite de oliva virgen extra. Lo hacemos poco a poco y con una tapadera para que la verdura sude y nos quede bien pochada. Salpimentamos.



Batimos muy bien para obtener una salsa y reservamos.
En la misma sartén, no necesitamos ni lavarla, echamos un hilo de aceite y sofreimos el pimiento verde y la berenjena picados a cuadraditos, añadimos ele tomate rallado, salpimentamos y hacemos hasta que esté todo muy pochado al igual que la salsa. Añadimos un par de cucharadas de queso de untar, tipo Philadelphia, integramos bien y reservamos.


Lavamos bien el calabacín y lo cortamos en láminas finas con cuchillo o mandolina.
La asamos en una parrilla con un hilo de sal y ligeramente saladas. No las hacemos demasiado para que no se nos rompa.



Montamos las lasañas cogiendo dos láminas de calabacín y colocándolas en forma de cruz, en el cruce de ambas le ponemos una porción de masa de berenjena, pimiento y tomate y cerramos haciendo un paquetito.


Espolvoreamos con un poco de queso rallado y gratinamos en el horno.
Servimos sobre una cama de salsa de pimiento rojo.



Recetas relacionadas
Antipasto de berenjenas
Flanes de calabacín
Abanico de berenjena

viernes, 6 de enero de 2017

ENSALADA DE GARBANZOS ESPECIADA




Punto y final a las fiestas navideñas y a los excesos culinarios. Uno de los propósitos de año nuevo es, sin duda, ponernos a dieta, ya sea por los kilitos de más que hemos cogido o, simplemente, para desintoxicarnos.
Pero ponernos a dieta no significa  ni comer mal, ni descartar totalmente ningún tipo producto y sobre todo, comer aburrido. En nuestro menú debe de aparecer todos los tipos de alimentos, proteínas, carbohidratos, verduras.. cada cual en su justa medida.
La ensalada que hoy os propongo  será un deliciosos plato único si la acompañamos simplemente con una pieza de fruta.  La tomamos a temperatura ambiente y con los calabacines calentitos,
Es fácil de elaborar, barata y muy deliciosa, además las especias lo hará también muy digestivo.
¡Así que adelante, este año tenemos tiempo hasta las torrijas de Semana Santa que llega en Abril!
Y gracias por seguir acompañándome otro año más!!!
Disfrutad...



Garbanzos cocidos
Calabacín
Queso fresco, semi, feta o el que más nos guste
Cebolla
Tomate
Sal
Aceite de oliva virgen extra
Limón
Cilantro molido
Comino molido
Nueces picadas
Perejil picado

No os dejo cantidades porque dependerá de si lo tomais como plato único o después de una sopa caliente por ejemplo.
En un bol amplio introducimos la cebolla picada, tomate y queso a cuadraditos (en mi caso usé queso semicurado que tenía en la nevera),
Aliñamos con las especias, sal, limón y aceite de oliva, probamos para conseguir el punto de sabor  que nos gusta. Reservamos.
Lavamos el calabacín y cortamos en rodajas finas.
Asamos en una parrilla con un hilo de aceite por ambas caras y salamos.
Disponemos el calabacín alrededor del plato y lo rociamos con un pequeño hilo de aceite. Volcamos la ensalada de garbanzos en el centro del  plato y añadimos unas nueces troceadas y perejil picado.


Recetas relacionadas:
Timbal de lentejas en ensalada con frutos rojos






Receta inspirada en Cocina para emancipados



sábado, 17 de diciembre de 2016

GALLETAS DE JENGIBRE NAVIDEÑAS




¡Cómo huele mi cocina a navidad! Chocolate, canela, azúcar...
En estas fechas se llenan los hogares de olores maravillosos, son los típicos días que nos llegan  los platos de los vecinos a través de las ventanas y los ojo-patios de nuestras casas. Vamos preparando con antelación los platos que podemos y, los que no,a darnos la pechá de trabajar en nochebuena o nochevieja como decimos en mi tierra.
Hoy os traigo una sencillísima receta de las típicas galletas de jengibre de navidad. Sí, ya sé, son típicas americanas,, pero si lo copiamos todo, copiemos esta receta que no os imaginais lo rica que está!!
Seguro que a muchos os pasa como a mis hijos y os recuerdan más que a la navidad a la maravillosa película Sherek, y aunque en la peli el muñeco salió "casi vivo", en esta ocasión no tendrá tanta suerte.
La decoración ha corrido cargo de mi hija, prometemos la siguiente hacerla mejor, pero os aseguro sin la menor duda que si las hacéis no será la última.. deliciosas!!!
FELIZ NAVIDAD
Y.. AHORA MÁS QUE NUNCA...
DISFRUTAD...





300 gr. de harina
100 gr. azúcar
100 ml. agua
70 gr. miel
100 gr. mantequilla temperatura ambiente
1/2 cucharadita de canela
1/2 cucharadita de jengibre en polvo
1 cucharada de cacao en polvo (usé Cola-Cao)
1/2 cucharadita bicarbonato
una pizca de sal
1/2 cucharadita de nuez moscada
200gr. azúcar glass
zumo medio limón (de los pequeños)
un poco de agua
colorantes alimentarios


En un cazo ponemos al fuego el azúcar, agua, miel, jengibre, cacao, canela y nuez moscada. Cuando empiece a hervir incorporamos la mantequilla integramos bien y dejamos enfriar.
En un bol mezclamos la harina, el bicarbonato y la sal. Volcamos sobre esta mezcla la que teníamos enfriando y mezclamos muy bien hasta que todo esté bien integrado. Nos quedará una masa espesa y difícil de manejar.
Metemos la masa en una bolsa de plástico de forma que nos quede un poco extendida y guardamos en el congelador una hora.
Espolvoreamos la mesa de trabajo con harina y extendemos la masa que hemos sacado del congelador con ayuda de un rodillo.
La dejamos finita y con los moldes en forma de muñeco vamos haciendo nuestras galletas. Las colocamos en una bandeja de horno con papel sulfurizado  y horneamos unos 10/15 minutos a 180º, hasta que veamos que estén tostaditas pero blandas ya que al enfriar se en durecerán.
Dejapos enfriar totalmente y aprovechamos para preparar la glasa del adorno de los muñecos.
En un bol mezclamos muy bien el azúcar glas, el limón y el agua suficiente para que nos quede una masa espesa para poder trabajar con ella.
Repartimos la mezcla en varios boles y coloreamos con los colorantes alimentarios al gusto.
La metemos en una manga pastelera con una boquilla muy fina y decoramos los muñecos como más nos gusten, la boca, ojos, botones...
Están de vicio!!



lunes, 5 de diciembre de 2016

MOUSSE DE CHIRIMOYA



Nos queda muy pocos días para acabar el año. Ya empezamos a pensar en todo lo que no y lo que sí nos ha dado  2016 y que nos espera o deseamos que nos depare el 2017. Como todos los años por estas fechas celebramos la gran feria de Sabor a Málaga en la plaza de toros de La Malagueta donde se reunen los mejores productores de la provincia y podemos encontrar los excelentes productos que se elaboran en la comarca, como quesos, chacinas, aceites, dulces, vinos...
La diputación de Málaga es la encargada de promocionar y gestionar la marca y todos los años nos reúne a l@s bloger@s que pertenecemos a este grupo. Este año con nuevos participantes como a Marijo Jimemez de http://www.sierranieves.com/,  Choni Anastasio de Cocina de andar por casa y a Manuel Rondadevinos de Ronda de vinos

En la feria además de encontrar productos autóctonos de la zona, ofrecen talleres, musica, tapas y degustaciones. 
Este año he tenido el placer de participar en el taller de sushi de mano del chef Benjamín Mata del restaurante Tunante.
Fué toda una experiencia poder cocinar junto a él y degustar sus platos  elaborados a seis manos junto a mi queridísima compañera Toñi Sanchez de Mi cocina Carmen Rosa. Aquí os dejo unas fotitos...

 

Y aquí la gran familia bloggera malagueña, aunque faltan muchos miembros...
  


Pues hoy os traigo una receta con un producto que se ha afincado de plena ley en mi provincia, la chirimoya. Producimos una media de más de 45.000 toneladas en una superficie de más de 3000 hectáreas.
Posee un alto nivel de azúcares, pero también de proteínas, vitaminas B1, B2, B6, calcio, hierro, fósforo...
Todo un lujo a nuestro alcance en estos día, así que sin más, ahí va la receta...
Disfrutad...



Unos 300 gr. de pulpa de chirimoya
80 gr. de azúcar más 5o gr, de azúcar glass
300 gr. de nata montada
3 claras de huevo
3 hojas de  gelatina
15 ml. de leche

Sacamos la pulpa de las chirimoyas desechando las pepitas y reservandola  previamente pasada por la batidora.
Montamos la nata con el azúcar glass y reservamos.
Montamos las claras de huevo con los 80 gr. de azúcar y reservamos.
Ponemos a hidratar las hojas de gelatina en agua fría mientras templamos la leche. Escurrimos las hojas y mezclamos bien con la leche.
Mezclamos la leche con la pulpa de chirimoya, a continuación le añadimos la nata con movimientos envolventes y después, del mismo modo, las claras montadas.
Repartimos sobre los vasos o copas elegidos y guardamos en la nevera al menos tres horas o de un día para otro.
Podemos rallarle un poco de chocolate a la hora de servir, ponerles unos conguitos a modo de las pepitas de la chirimoya o tomar tal cual...
Delicioso.



Recetas relacionadas.
Natillas de nísperos en almíbar
Mousse de turrón
Espuma de naranja
Mousse de galletas Oreo
Crema de yogurt y kiwi
Tiramisú de fresas
Cuajada con gelatina de mango

domingo, 20 de noviembre de 2016

SOPA CREMOSA DE POLLO CON PASTA

 


¿Pensabais que os había olvidado?Os pido disculpas a todos por la tardanza en volver a estar por estos lares, sobre todos a los que os habéis interesado, No, no me ocurrido nada, simplemente he estado muy liada por motivos familiares, personales y laborales, de todo un poco. Pero ya estoy de vuelta, y tengo muchas recetas atrasadas para mostraros, así que.... ¡manos a la obra!.
Como ya, por fin, ha empezado el fresquito, os enseño a preparar una sencilla y deliciosa sopa de pollo con pasta que gusta igual a niños que a mayores y reconforta y alimenta sin hacernos pasar mucho tiempo en la cocina.
Esta sopa es ideal para los días más fresquitos o para cuando necesitamos reconfortarnos sin comer demasiado grasiento o pesado. Nos alimentará y saciará son dejarnos sensación de pesadez, y os aseguro que os encantará y la cocinareis más de una vez esta temporada. Ya me contareis y nos volvemos a ver pronto...
Disfrutad....

Un puñado de espaguetis ( o fideos chinos si os gusta más)
1 pechuga grande de pollo o dos pequeñas
1 cebolla
1-2 zanahorias
2 dientes de ajo
caldo de pollo
sal
pimienta
perejil
aceite de oliva virgen extra
leche
harina
nata para cocinar



En una olla con un poco de aceite de oliva virgen extra empezar a pochar la cebolla y la zanahoria picada, añadir los ajos picados y rehogarlo todo junto.
Añadir las pechugas y al caldo de pollo, el perejil y salpimentar. Dejar cocer hasta que la carne esté cocinada.
Mientras tanto cocer los espaguetis y reservar.
En una sartén pequeña poner un poco de aceite de oliva o, en su defecto, un poco de mantequilla, añadir una cucharada de harina y tostar un poco. Añadir leche, sal y nuez moscada y preparar una bechamel.
Reservar.
Sacar el pollo de la sopa y trocear toscamente, volver a introducirlo en la olla, añadir la pasta y una o dos cucharadas de bechamel. Dejar cocinar un par de minutos más. Añadir un chorreoncito de nata para cocinar y apagar el fuego pasados un par de minutos.
Servir calentita.