Top blogs de recetas

sábado, 26 de diciembre de 2015

PASTEL A LOS TRES PIMIENTOS


Estos días son muy ajetreados en cualquier casa, la mayoría ya estáis un poco cansados de cocinar, sobre todo, platos complicados, pero el problema es que todos los días tenemos que hacerlo nos guste o no...
Por eso os enseño una receta muy fácil, sabrosa y que no os llevará nada de tiempo a la que sólo necesitaréis acompañar con una ensalada y vuestra fruta favorita para tener un menú listo, ¿Quién da más?.
Aprovecho esta entrada para desearos a todos unos días muy felices y un año nuevo lleno de esperanza, espero seguiros viendo por aquí!! Que paso lista, eh????
Disfrutad....


1 masa de hojaldre
1 pimiento rojo
1 pimiento verde
1 pimiento amarillo ( que los pimientos sean hermosos)
2 huevos
1 cebolla roja
1 brick pequeño de nata para cocinar
1 ramita de romero
2 dientes de ajo
queso rallado (la cantidad y el sabor que más os guste, yo le puse unos 100gr de mozzarella rallada)
sal
pimienta
aceite de oliva virgen extra

Estiramos la masa de hojaldre sobre nuestra mesa de trabajo y colocamos sobre el molde elegido. Pinchamos por toda la superficie de la masa. Reservanos.
Picamos en tiras los tres pimientos y la cebolla roja, hacemos rodajitas los dientes de ajo y empezamos a pocharlo todo en una sartén con un poco de aceite de oliva virgen extra.
El paso de la sartén no es necesario, pero a mí me gusta pasarlo un poco, sólo lo suficiente para que se ablande un poquito los pimientos y empiecen a soltar aroma. Volcamos sobre el hojaldre.




En un bol batimos los huevos junto a la nata, el romero picadito (no abuséis de él que dá mucho sabor, si no queréis que esté tan potente cambiarlo por romero seco), sal y pimienta.
Volcamos sobre la masa de hojaldre con los pimientos y cubrimos con el queso rallado.


Llevamos a horno precalentado a 180º unos 20/30 minutos, hasta que veamos que esta doradito y si pinchamos con un palillo nos sale limpio.
Podemos tomarlo templado o frío.
Riquísimo!!!



Recetas relacionadas:
Coca de verduras
Quiche de champiñones y jamón
Pimientos rellenos a la malagueña
Hojaldres rellenos de verduras
Pimientos rellenos con fundamento
Pastel salado de verduras
Pastel verduras tres colores



Receta inspirada en L` Exquisit





domingo, 13 de diciembre de 2015

ESPUMA DE NARANJA



Parece que se nos acaba de secar el bañador y ya estamos en época navideña, es increíble la rapidez con la que pasa el tiempo. ¿Recordáis cuando eramos  pequeños y deseábamos ser mucho mayores de lo que éramos?, bendita inocencia, ahora nos gustaría retrasar el tiempo por unos años...
Pues ya es (de nuevo), navidad, unas fechas muy alegres para unos y un poco menos para otros, pero en las que todos nos involucramos en seguir ciertas tradiciones, el árbol, el Belén, los postres, regalos, cenas con los compañeros de trabajo, lotería (esperemos tener suerte este año). Son días en la que nos gusta vestir nuestra mesa con platos algo más especiales que en el resto del año, pero eso no significa que tengamos que complicarnos mucho la vida o comer menos sano, Hay muchas recetas fáciles y económicas que nos quedarán de lujo, como el postre que os presento hoy, muy elegante y sobre todo, muy rico. Felices fiestas y
disfrutad....





Una plancha de bizcocho ya preparado (o en su defecto unas galletas trituradas y ligadas con un poco de mantequilla)
almíbar para mojar el bizcocho
4-5 naranjas
400 ml. nata para montar (más una cucharada hermosa de azúcar)
1 vaso de agua
3 cucharadas de azúcar
1 sobre de gelatina en polvo


Utilizamos unos aros para cortar el bizcocho dejándolo puesto porque nos servirá de molde para la espuma.
Preparamos nuestro almíbar hirviendo 150 gr. de azúcar junto a 150 gr. de agua y el zumo de medio limón durante unos minutos y agregándole un poco de licor en el último momento, en este caso le puse un chorreoncito pequeño de ron. El sobrante lo guardáis en un tarro en la nevera y os durará bastante tiempo para otras preparaciones. Mojamos ligeramente los bizcochos con este almíbar y reservamos.
En un cazo llevamos al fuego el zumo de las naranjas, el agua, azúcar y gelatina y dejamos hervir hasta que se reduzca a la mitad. Enfriamos.
Montamos la nata con un poco de azúcar y mezclamos con el zumo anterior con movimientos envolventes. Volcamos sobre los aros con el bizcocho y guardamos en la nevera hasta que cuaje, al menos un par de horas.
Desmoldamos y servimos, en mi caso le puse unas tiras de naranja y un poco de caramelo casero que dejé enfriar.
Facilísimo!!!



domingo, 6 de diciembre de 2015

CREPES DE MARISCO Y PESCADO




Durante este puente volvemos a tener Feria de Sabor a Málaga, un lugar donde encontrar los mejores productos de nuestra tierra, artesanales y con todo el sabor de nuestra ciudad. Podemos encontrar desde cervezas artesanales, vinos, quesos, mermeladas, el pan más caro del mundo realizado con oro, dulces, chacinas... Todo un lujo para nuestra mesa y donde, segurísimo, saldremos con algo en nuestra bolsa. Os recomiendo que no os la perdais, seguro que el año que viene repetís.


Y este año, ya es el segundo, he tenido el inmenso honor durante esta Feria de recibir el diploma de blog reconocido y valorado por la diputación con Sabor a Málaga. Si es que con los productos que tenemos no puede ser de otra manera, lo difícil sería cocinar malos platos con ellos!!!.
Y en esta ocasión he recibido este reconocimiento de la mano de Leonor García y de mi admirado Javier Ojeda (cantante del grupo malagueño Danza Invisible),,,
!Estoy emocionada!, gracias de nuevo a todos los que hacen posible este proyecto por contar conmigo.






Y para celebrar este acontecimiento os traigo un plato realizado con los productos de mi tierra, como por ejemplo la gamba Wendy, autóctona de Málaga y con un sabor exquisito y un poco de pescado blanco de la bahía.
Fácil, rico y perfecto para las fechas que se aproximan.
Disfrutad....


Para hacer las crepes:
2 huevos grandes
125 gr. de harina
un vaso de leche
sal
aceite de oliva virgen extra
perejil

Para su relleno:
Unos 150 gr. de gamba Wendy (o langostinos)
1 filete de merluza u otro pescado blanco
1 diente de ajo
1 cucharada de harina
1 y 1/2 vaso de leche
sal
pimienta
aceite de oliva virgen extra

Para la salsa:
Las cabezas y carcasas del marisco
1 diente de ajo
pimentón dulce o picante (al gusto)
2 cucharadas de tomate frito
1/2 brick de nata para cocinar
sal
aceite de oliva virgen extra


Empezamos haciendo la masa de crepes mezclando bien todos los ingredientes (excepto el aceite) y dejándolo reposar un rato (podéis saltar este paso).
Engrasamos con aceite ligeramente una sartén y echamos una cucharada de la masa, moviendo la sartén para que formamos una tortita. Dad la vuelta e ir colocándolas en una bandeja de manera que no queden unas encima de otras. Reservamos.
Quitamos las cabezas y carcasas a los langostinos y reservamos.
Picamos muy bien sus cuerpos (si quereis dejar alguno para adornar) y el pescado, picamos el ajo y empezamos a dorarlo en una sartén con un poco de aceite. Antes de que tome color, añadimos el pescado y las gambas y cocinamos un par de minutos para que pierdan lo crudo.
Seguidamente añadimos la harina, tostamos y vanos incorporando la leche poco a poco hasta conseguir una bechamel. Salpimentamos y reservamos.
Para la salsa, picamos el ajo y lo añadimos a una sartén con aceite, añadiéndole las cabezas y carcasas que teníamos reservadas. Vamos aplástándolas con una cuchara de madera para que vayan soltando todo el sabor.
En este paso podeis simplemente quitar las cáscaras de marisco o hacer como yo, lo paso todo a un colador muy fino puesto sobre un bol y aplasto todo lo que puedo el sofrito hasta sacarle todo el hugo posible. Seguidamente este jugo lo vuelvo a poner en la sartén, le pongo una pizca de pimentón y rapidamente le añado el tomate, la nata y la sal. Ponemos a fuego medio hasta y dejamos que hierva un poco para que espese ligeramente.
Rellenamos los crepes con la masa de pescado y marisco y gratinamos ligeramente en el horno para recuperar el calor que haya perdido y salseamos. Deliciosos!!!




Recetas relacionadas en el blog:

Crepes mulatas
Crepes de pollo con paté
Cómo hacer crepes básicas
Quiche marinera
Albóndigas de pescado
Quiche de mejillones y espinacas
Conchas de pescado gratinadas




Receta sobre la que me he basado encontrada en "La cocina de Mister Huevo"

sábado, 21 de noviembre de 2015

CHULETÓN DE TOMATE (ESTILO DE LA TASCA CELSO Y MANOLO)



Seguro que muchos os ha sorprendido leer chuletón... de tomate!!. Recordar que la cocina es un mundo libre y totalmente abierto a la imaginación y, lo mejor de todo, lleno de sabores, colores y aromas. Esta ensalada es su mejor exponente, toda una obra de arte en el plato, ideal como entrante en las fechas que se aproximan.
El chuletón de tomate es típico de "La Tasca de Celso y Manolo" de Huesca, allí usan el "tomate rosa" de la tierra, muy rico, pero yo la he preparado con productos únicos con Sabor a Málaga, y mi toque personal, por supuesto. El chuletón con unos maravillosos tomates Huevo de Toro del Guadalhorce, pepinos, aguacates, mangos de la Axarquía.
Tenemos todo un lujo de tierra para disfrutar de ella y comernosla a bocados!!!!
Qué poquito nos cuesta gozar en la mesa...
Disfrutad....


1 tomate hermoso (Huevo de Toro en mi caso)
1 pepino
1 cebolla roja
1 aguacate
1 mango
unos frutos secos (en la foto unas nueces pecanas, pero podéis utilizar pipas, nueces de california, avellanas...)
perejil
sal
limón o lima
aceite de oliva virgen extra

Lavamos bien el tomate y cortamos en rodajas gruesas, una por comensal, y picamos los "restos".
Colocamos una rodaja de tomate en cada plato y salamos.
Cortamos en rodajas el pepino, en trocitos el mango y el aguacate y en rodajas la cebolla roja.
Distribuimos sobre el chuletón de tomate.
Preparamos una vinagreta con perejil, unos frutos secos picados, aceite de oliva virgen extra, sal y limón o lima mezclándola bien.
Bañamos con la vinagreta la ensalada y servimos.

lunes, 9 de noviembre de 2015

REVUELTO DE BACALAO CON PATATAS PAJA (BACALAO À BRÀS)

Hacía tiempo que tenía ganas de cocinar esta receta. El bacalao es un producto que gusta mucho en casa y que admite infinidad de posibilidades, todas muy ricas.
Es curioso como ha "evolucionado" este pescado, a pasado de ser una "comida para pobres" muy socorrido en los tiempos de más estrechez en la que, además, no se le apreciaba mucho, era muy barato y muy mal considerado, a pasar a ser un producto estrella en cualquier recetario.
Además lo tenemos todo el año salado, en cualquier momento podemos hacer un platazo con el que triunfar.
Ésta forma de cocinarla es típicamente portuguesa (los mejores preparándolo), pero recuerdo perfectamente muchos platos que mi madre hacía con él y muy similares. No sé si porque tampoco estamos muy lejos de Portugal, o simplemente por el juego que dá.
El caso es que ella esta misma receta la preparaba pero con las patatas fritas normales, de toda la vida, y con todo el cariño que sólo una madre sabe dar...
Disfrutad....

1/2 kilo de bacalao salado
2-3 patatas
1-2 cebolletas según tamaño (esta vez usé un racimo entero pues eran muy delgadas)
2 dientes ajos
5 huevos
perejil
aceite de oliva virgen extra
aceitunas y/o jamón (opcional)


Desalamos durante 24 horas el bacalao en agua fría, cambiándola al menos tres veces.
Escurrimos y cortamos en trocitos que no tengan nada de piel ni espinas. Reservamos.
Hacemos nuestras patatas paja cortándolas primero en rodajas lo más finas posibles con mandolina o a cuchillo y después en tiras. Las freímos hasta que están crujientes. Reservamos escurridas sobre papel absorbente.
Cortamos el bacalao a trocitos con cuidado de no dejar nada de piel ni espinas. Reservamos.
Batimos los huevos (opcional ponerle una pizca de pimienta).
Empezamos pochando las cebolletas picadas finamente en una sartén amplia con aceite de oliva virgen extra.
Cuando empiece a tomar color le incorporamos los ajos picados, esperamos que esté todo bien pochadito, perro sin que se nos queme y añadimos los trozos de bacalao.
Sofreímos un poco, añadimos las patatas pajas y seguidamente los huevos batidos. Con una cuchara de madera vamos moviendo todo el conjunto con suavidad para que los huevos cuajen y todo quede bien integrado.
Servimos con un poco de perejil picado y, si os apetece, con unas aceitunas negras o una lonchita de jamón serano.
Un plato muy sencillo que os encantará.

lunes, 2 de noviembre de 2015

TRUFAS DE CASTAÑAS Y CHOCOLATE




Amarillos. ocres, marrones...los colores del otoño nos envuelven con su calidez, con sus paisajes espectaculares que pocos pintores son capaces de plasmar, la lluvia nos envuelve y no hay nada mejor que un buen sofá, un buen libro, la mantita y el café con unas trufas de una de las reinas de la estación: las castañas.
¿Qué aún no las habéis probado?, pues aquí os traigo la receta más fácil que podéis encontrar y con el mejor resultado, sólo tiene un problema, acabareis con pesadez de estómago... ¡no podréis comer sólo una!.
Málaga es una de las mayores productoras de castañas (más del 60% de Andalucía y más del 10% de toda España), sobre todo en  El Valle del Genal, un precioso paraje en la comarca de Ronda, imprescindible visitar si pasáis por aquí, con unos paisajes de una belleza imbatible.


Así que hoy teneis una receta con mucho Sabor a Málaga, y con todo mi cariño.
Disfrutad....




1/2 kilo de castañas
150 gramos de chocolate fondant para postres
100 gr. azúcar
150 gr. nata para montar
60 gr. mantequilla
una pizca de sal
fideos de chocolate para rebozar


Hacemos un corte a las castañas y las pelamos. Escaldamos un par de minutos en agua caliente, sacamos, dejamos templar y pelamos de la piel interior.
Volvemos a colocar en agua hirviendo con una pizca de sal hasta que estén blanditas. Unos 20 minutos aproximadamente. Escurrimos y dejamos enfriar.
Calentamos el chocolate troceado junto a la nata, la mantequilla y el azúcar hasta que todo esté totalmente ligado.
En un bol amplio machacamos las castañas con un tenedor hasta que no queden grumos grandes, añadimos el chocolate integrado con el resto de los ingrediente y mezclamos completamente.
Guardamos en la nevera unas horas (yo los preparé por la noche y los deje hasta el día siguiente) para que coja cuerpo.
Con ayuda de una cucharilla vamos cogiendo porciones y haciendo bolas con las manos. A mí me salieron unas treinta de tamaño medio.
Echamos los fideos de chocolate en un plato y vamos rebozando las trufas en él.
La única "complicación" de esta receta es pelar las castañas que es un poco engorroso, si encontráis castañas ya peladas o hechas puré os servirán igual. De cualquier forma el resultado merece la pena.
Una idea genial para las meriendas otoñales o para regalar cuando vayamos de visita.

domingo, 18 de octubre de 2015

CROQUETAS DE FABADA

¡¡¡Ay madre qué ricas!!!
Cómo me gustan las croquetas, no me extraña nada que ya haya locales de restauración en los que sólo se sirva esta delicia.
Pensándolo bien, es genial porque nunca se les acabarán las ideas, se pueden hacer de todo y nunca les faltarán clientes porque... ¿a quién no le gustan las croquetas?.
Siempre han sido la solución ideal para una cocina de aprovechamiento, aunque es cierto que nuestras abuelas eran sota, caballo, rey... Croquetas del puchero, de jamón, de atún y poco más.
Afortunadamente eso ha cambiado y ya utilizamos cualquier ingrediente que tengamos en casa, ya sea dulce o salado y siempre nos salen riquísimas.
Las que os propongo hoy sorprenderán a muchos y gustarán a todos, son ideales para un picoteo informal, las tenemos congeladas y sólo tenemos que freírlas.
Podéis utilizar restos de la fabada que comisteis hace unos días o, si sois más perezosos, utilizar una lata ya preparada, en este caso os recomiendo Litoral, que es una de las más deliciosas que encontrareis en el mercado.
Disfrutad....


Un buen plato de fabada o una lata
mantequilla o aceite de oliva
una cucharada colmada de harina
leche
huevo
pan rallado

Escurrimos el caldo que pueda tener la fabada y lo reservamos. Separamos las fabes del compango, es decir, de sus "avíos" como decimos en mi tierra, el chorizo, la morcilla, la panceta..
En una sartén amplia echamos un poco de mantequilla o aceite de oliva virgen extra y tostamos ligeramente la harina, a continuación echamos las fabes que habremos aplastado un poco con un tenedor y el caldo que habiamos reservado, seguimos añadiendo poco a poco leche sin parar de remover hasta que conseguir una bechamel espesa para poder hacer bien las croquetas. Agregamos el compango muy troceado y ligamos bien.
Dejamos enfriar y guardamos unas horas, o de un día para otro, hacemos las croquetas y pasamos por harina, huevo y pan rallado.
Freimos y gozamos!!
(CUIDADO QUE SON ADICTIVAS Y YA SABEMOS TODOS QUE LA FABADA NO VA MUY BIEN CON LA LINEA).


Recetas relacionadas:
Croquetas de salmorejo
Croquetas de langostinos, coco y albahaca
Croquetas de patatas,pimientos y huevos fritos
Croquetas de morcilla
Croquetas de verdura y choriza sin bechamel
Croquetas de pinchitos con nube de alioli
Croquetas de boletus, cheddar y jamón
Croquetas de cabrales, manzana y cebolla caramelizada
Croquetas de patata
Croquetas del puchero
Croquetas de bacalao y pimientos
Croquetas de salmón y arroz
Croquetas de lomo adobado y plátanos
Croquetas de pescado



viernes, 9 de octubre de 2015

CHIMICHANGA DE POLLO CON SALSA AGRIA Y GUACAMOLE





¿Qué os parece la receta que os presento hoy?
Un plato cien por cien mejicano para chuparse los dedos acompañado de una crema agria y un guacamole totalmente casero. Merece la pena elaborarlo con nuestras propias manos (y no comprarlo en un precocinado o así), que ya veréis la cara que os ponen en casa.
La comida mejicana se caracteriza por tener unos sabores muy contundentes, pero nada difícil de realizar. Es la comida ideal para tomar en un almuerzo o cena informal mientras que disfrutamos de buena compañía.
Con esta receta participo en el concurso de Cookpad de Cocina Mejicana en la que espero ganar!!!
Ya os contaré...
 Disfrutad....



(Perdonad por no poneros una foto con el corte de la chimichanga)

4 tortitas de maiz (de las de hacer burritos)
1 pechuga de pollo hermosa o 2 pequeñas
1 bote de frijoles rojos ( de los que vienen enlatados y con un poco de tomate)
2 tomates
1 cebolla
2 ajos
1 pimiento grande o dos pequeños
sal
pimienta
aceite de oliva virgen extra

Para el guacamole:
1/2 cebolla o cebolleta
2 aguacates hermosos
1 tomate rojo
1 ramita de cilantro o una cucharadita de cilantro molido
1 cucharadita de tabasco verde (cuando no tengo uso el rojo)
un chorreoncito de aceite de oliva
zumo de 1/2 limón o lima
sal

Para la salsa de nata agria:
1 brick de nata
3 cucharaditas de zumo de limón
2 cucharaditas de vinagre
una pizca de sal

Para la ensalada mejicana:
lechuga
pepino
maiz
aguacate
tomate
cebolla
sal
aceite de oliva virgen extra
limón o vinagre


Empezamos por picar en cuadraditos la cebolla, tomates, pimiento y ajos y a pocharlo en una sartén con un poco de aceite de oliva virgen extra.
Cuando haya tomado un poco de color añadimos el pollo a tiras o en cuadraditos (al gusto), también podéis pasarlo por la plancha aparte y después añadirlo al sofrito, aunque a mi me gusta que coja sabor todo junto.
Salpimentamos y cocinamos hasta que esté todo bien sofrito e integrado. Reservamos.
Calentamos un poco el bote de frijoles.
Pasamos por una sartén caliente las tortitas un minuto por cada lado.
Montamos las chimichangas colocando una cucharada de frijoles en el centro, cubrimos con el sofrito de verduras y pollo (en este momento podéis  añadirle guacamole y salsa agria, pero a mi me gusta sólo por fuera),cerramos haciendo un paquetito.
Freímos nuestros paquetes en abundante aceite caliente y colocamos sobre papel absorbente.

Para la nata agria disponemos en un bol la nata y el limón y batimos con unas varillas, en cuanto veamos que empieza a cambiar de consistencia, añadimos el vinagre y la sal y seguimos batiendo hasta conseguir una crema de la textura aproximada de unas natillas o si nos gusta más, seguimos hasta que espese un poco más. Este proceso durará tres o cuatro minutos, no os preocupéis.
Para el guacamole simplemente batimos juntos todos los ingredientes.
Servimos las chimichangas con la nata y el guacamole al gusto y acompañamos con una ensalada tipicamente mejicana con los ingredientes que os he puesto arriba y aliñada con su vinagreta.



Recetas relacionadas:
arepas
huevos coloridos con guacamole






martes, 29 de septiembre de 2015

PASTEL DE CALABAZA Y ALMEJAS (Y DE REGALO UNA RICA CREMA DE CALABAZA)









Hacía mucho tiempo que había visto esta receta de Karlos Arguiñano, pero a pesar de que me gustó, no terminaba de convencerme, pensaba que los ingredientes no casaban muy bien entre ellos y no me decidía a elaborarla, aunque la tenía ahí guardada en la sección de mi cerebro de "recetas que tengo que hacer"..
Hace unos días mi querida amiga Natalia me regaló unas fantásticas calabazas que eran una obra de arte por sí solas, me apenaba incluso meterles el cuchillo de lo bonitas que eran, cuál elemento de el mejor bodegón de un gran artista (me ha quedado algo cursi, pero es que eran así).
Preparé una maravillosa crema de calabaza, os pongo la foto y la receta al final, hoy es dos por una, y como aún me quedaba otra, pensé: "ésta es la mía" y decidí cocinar esta tarta.
¡Qué buena elección!, está riquísima, con un sabor muy delicado, y una combinación maravillosa.
No es nada difícil de realizar, y que no os pase como a mí que no lo tengáis claro, decidiros, que os aseguro que valdrá la pena..
Disfrutad...


1 lámina de hojaldre (en la receta original es masa quebrada)
800 gr. de calabaza ya pelada y cortada a cuadraditos
300 gr. de almejas
1 cebolla
2 dientes de ajo
una pizca de jengibre en polvo (podéis rallar un poco del fresco)
3 huevos
3 cucharadas de harina
1/2 litro de leche aproximadamente
aceite de oliva virgen extra
perejil picado
1/4 de vaso de vino blanco
sal
pimienta

Poner la calabaza en una bandeja de horno, espolvorear el jengibre y cubrirlo con un hilo de aceite de oliva virgen extra.
Meter a horno precalentado a 180º unos 20/30 minutos, comprobar que ya está blandita.
Extender la masa de hojaldre sobre el molde que vayamos a utilizar, preferiblemente desmoldable. Cubrirla con el mismo papel en la que viene envuelta.
Cubrir con garbanzos para evitar que suba mucho la masa y meter también en el horno el mismo tiempo aproximadamente que la calabaza, sólo tenemos que ir comprobando que empiece a tomar un color ligeramente tostado. Podéis realizar este paso metiendo las dos preparaciones a la vez o por separado, como os sea más cómodo.
Mientras tanto hacemos la bechamel con las almejas.
Introducir las almejas en abundante agua salada unos minutos, sacarlas del agua sin removerlas para que la arenilla quede en el fondo.
Echar un par de cucharadas de aceite de oliva virgen extra en una sartén, echar los ajos picaditos y antes de que empiecen a tomar color añadir las almejas, el perejil y el vino, poner una tapa y dejar hasta que se abran. Escurrir guardando el líquido y separar la carne de las valvas.
En una sartén empezar a pochar la cebolla muy picadita, cuando empiece a coger color agregarle la carne de las almejas y la harina, tostar ligeramente para que se le vaya el sabor a crudo y añadirle el caldo de las almejas junto con el ajo y perejil para que tenga más sabor. No dejar de remover mientras que vamos incorporando la leche, sal y un poco de pimienta hasta que consigamos una bechamel un poco espesa. Reservamos.
Batimos la calabaza junto a los huevos y un poco de sal.
Empezamos a montar nuestro pastel.
Quitamos el papel y los garbanzos de la masa de hojaldre y vertemos la bechamel, esparciéndola bien.
A continuación añadimos con cuidado la masa de calabaza y huevo y volvemos a meter en el horno a 180º unos 15 minutos.
Sacamos, esperamos a que temple y servimos, aunque a mí me gusta mucho más completamente fría.




Y como lo prometido es deuda, de rebote una Crema de calabaza para chuparse los dedos que parece que el verano ya se está yendo...




Pochamos una cebolla o un puerro, lo que más os guste en un poco de aceite de oliva virgen extram le añadimos un par de zanahorias troceadas y una patata también troceada junto con medio kilo de calabaza a trozos, salpimentamos, añadimos 1/2 litro de agua aproximadamente y cocemos hasta que todo esté blandito, añadimos un brick pequeño de nata en el último momento y batimos bien.
Acompañamos con pan frito y un hilo de aceite de oliva.
Rica y muy reconfortante!!
¿Os habéis fijado que no os miento con lo bonita que es la calabaza?



Recetas relacionadas:
Pastel cheesecake de calabaza
Lomo de cerdo asado y crema de calabaza
Lasaña de espinacas, calabaza y jamón
Timbal de morcilla de arroz con calabaza yhuevo poché

sábado, 26 de septiembre de 2015

PATATITAS AL CHORIZO ENVUELTAS EN BACON



La receta que os traigo hoy es de la que, seguro, le va a gustar a vuestros hijos. Te harán la ola cuando sirvas la mesa y no te costará nada darles el capricho. El único inconveniente es que os la pedirán muy seguido, ya veréis...
Si os queda por ahí un chorizo que ya se os está quedando muy seco, es ideal para esta receta, si no es así os indico en la receta como secarlo y desgrasarlo un poco.
Podeis variar la receta elaborándola sustituyendo la patatita cocida por puré de patatas que podéis aliñar o rellenar con lo que más os guste, quitarle el bacon que lo envuelve o acompañarla con vuestra salsa preferida.
Sólo tenéis que echarle imaginación a la cosa, cocinad y...
Disfrutad!!!


1 paquete de patatas pequeñas especial microondas (o directamente las naturales que venden en las fruterías)
1 chorizo
pan rallado
1 sobre de bacon en lonchas
1 o 2 huevos
sal
pimienta
aceite de oliva virgen extra
Para acompañar:
rebanadas de pan tostado
ensalada

Metemos las patatitas en el microondas con su bolsa y todo tal y como nos indica el fabricante, solo que la tendremos un par de minutos menos de tiempo.
Si las patatas que usáis son de las que se compran al peso, cocerlas en abundante agua o en el microondas hasta que estén casi hechas.
Esperar que se enfríen y quitarles la piel. Reservar
Si el chorizo no está seco,dadle un par de pinchazos para que no explote y envolvedlo en varias servilletas de papel y meterlo en el microondas a máxima potencia uno o dos minutos. Sacar con cuidado de no quemaros, esperar que temple, desenvolverlo y secarlo un poco con otra servilleta. ésto nos servirá para que no esté tan blandito. Quitadle la piel y rallarlo junto con el pan rallado en vuestro robot de cocina, batidora o thermomix. Os debe de quedar totalmente integrado con el pan.
Batir el huevo y salpimentad ligeramente, pasar por el las patatiras, seguidamente pasadlas por la mezcla del pan y el chorizo rallado.
Cuando las tengáis todas, quitad el borde a las lonchas del bacon y envolver las patatas con ellas, sujetad con un palillo.
Colocar en una bandeja y metedla al horno precalentado a 180º unos minutos, hasta que veáis que el bacon está doradito. (Subid un poco la temperatura en el último momento).
Quitad los palillos y servir sobre una rebanada de pan tostado y una ensalada.
Para los que no esteis a dieta ni os preocupe el peso...
mojad en mayonesa o ali.oli, de escándalo!!



Recetas relacionadas:

Albóndigas envueltas en bacon
Dátiles con bacon
Croquetas de patatas
Empanadillas deconstruidas


sábado, 19 de septiembre de 2015

ENSALADILLA RUSA DE COLIFLOR

Últimamente no os quejareis por las recetas que os estoy enseñando, mi lema siempre ha sido cocina fácil, barata y con productos básicos, pero todas estas últimas creo que debería de calificarlas como "especial para principiantes o manazas en la cocina".
Que nadie me diga que no las hace porque no sabría!!! Sólo es cuestión de ponerse...
Hoy tenemos una sabrosa ensaladilla rusa, igualita que la que hacemos en casa pero con la diferencia que vamos a sustituir la patata por la coliflor. Ideal para los que bien por dieta de adelgazamiento, diabetes o cualquier otro motivo quiera prescindir o minimizar la ingestión de carbohidratos.
Os pongo mi receta de ensaladilla, pero hacedla como tengáis costumbre, ni más ni menos sólo que cociendo la coliflor en vez de la patata...
Disfrutad!!!!



1 coliflor
1/4 cebolla
1 zanahoria grande o dos pequeñas
50 gr. guisantes
aceitunas
1 lata de atún
optativo: bocas de mar, gambas, lechuga picada, huevo cocido...
sal
mayonesa o ali-oli ( si queréis la receta incluso más sana cambiarla por lactonesa)

Cortamos la coliflor en ramilletes pequeños y los cocemos en abundante agua salada. Procuraremos que no nos quede demasiado cocida, sino un poco al dente porque no queremos que luego se nos haga puré. Escurrimos y reservamos.
Pelamos la zanahoria y cortamos en cubitos o rodajas y cocemos, cuando falte unos minutos le incorporamos los guisantes para aprovechar el agua. Cuando estén tiernas escurrimos.
En un bol amplio mezclamos la coliflor que "romperemos" un poco con el tenedor para que nos queden trocitos, no los ramilletes completos, la zanahoria, los guisantes, la cebolla cortada pequeñita, la lata de atún, las aceitunas troceadas en dos o tres partes,la mayonesa y los ingredientes que hayamos elegido.
Mezclamos bien y guardamos en la nevera para que coja frío.
A disfrutarla con los amigos!!!



Recetas con estos ingredientes:
Tabué de coliflor
Pizza con masa de coliflor
Crema de coliflor con salmón
Pudding de coliflor
Coliflor a color
Tortuga de ensaladilla rusa


sábado, 12 de septiembre de 2015

PECHUGA DE POLLO RELLENA DE PESTO, MOZZARELLA Y TOMATE



Hoy os traigo una receta de lujo con la que seguro triunfareis, pero que no os va costar nada preparar.
Unas sencillísimas pechugas de pollo rellenas ni más ni menos que con una de mis salsas preferidas, el pesto, y un par de ingredientes más...
Esta maravillosa salsa italiana es un gran comodín de la cocina, podemos utilizarla en un sin fin de recetas, carne, ensaladas, la tradicional pasta, pizza, incluso para rellenar patatas asadas o unos buenos tomates.
La palabra "pesto" significa machacar o moler en mortero, que es como siempre se ha hecho y existen algunas variedades como el pesto rojo (en este blog podeis encontrar una variante,Pasta fresca con pesto de tomate) o algunos tipos de pesto argentinos o peruanos.
A mí personalmente me encanta, aunque procuro no hacerla mucho porque acabo comiendome la mitad a cucharadas (lo sé, soy un caso).
En esta ocasión va acompañado de varios ingredientes más que aportan un extra a la insípida pechuga de pollo, como es el tomate, huevo y sobre todo la mozzarella que le dá una jugosidad increible,
Esta receta es muy fácil y, como os digo, triunfareis y seguro que os la piden más, así que manos a la obra...
Disfrutad!!!

4 pechugas de pollo abiertas en libro (vuestro carnicero os la puede preparar, si no, es muy fácil, tenéis incluso tutoriales en internet)
2 bolas de mozzarella (o unos 250 gr.)
1 tomate
sal
pimienta
1 huevo
2 cucharadas de pan rallado
aceite de oliva virgen extra
Pesto ( teneis mi receta aquí )



Salpimentamos ligeramente nuestras pechugas y reservamos.



Preparamos el pesto como tengáis costumbre o siguiendo el enlace que os he puesto en la lista de ingredientes.
Batimos el huevo y troceamos pequeñito el tomate y la mozzarella. Los colocamos en un bol junto con el pesto y el pan rallado. Integramos todo muy bien.



Colocamos unas tres cucharadas de esta masa sobre las pechugas y las enrolamos procurando que no se nos salga mucho, bridamos con una cuerda o cerramos con palillo, lo que nos sea más cómodo.




Echamos en una sartén o parrilla unas gotas de aceite de oliva virgen extra y sellamos las pechugas dorándolas ligeramente.


Vamos colocándolas sobre papel de aluminio y cerramos haciendo un paquetito.


Metemos al horno precalentado a 180º unos 20 minutos, sacamos, dejamos un par de minutos y abrimos los paquetes con cuidado. Quitamos las cuerdas o palillos y servimos con una ensalada variada y..
a gozar!!

Pido perdón por no poner fotos con el corte de la pechuga pero fué ponerlas en el plato y desaparecer de la cocina...


Algunas recetas con estos ingredientes en el blog








Fuente de la receta:
Recetario Express de Líder










domingo, 6 de septiembre de 2015

MERMELADA DE BERENJENA



Hoy os traigo una riquísima (y baratísima) mermelada de berenjenas sencilla de preparar y que acompaña de maravilla a cualquier tipo de queso, a la carne de cerdo a la parrilla o frita o a alguna otra cosa que seguro que se os ocurre cuando la probéis.
La berenjena es un fruto con muchas propiedades, vitaminas, minerales y con muy pocas calorías ahora que se acaba el verano y seguro que el que más y el que menos ha cogido algún que otro kilo, aunque precisamente esta receta no nos vale por la cantidad de azúcar que lleva, pero una cucharadita encima de una tostada tampoco es para tanto...
Con los ingredientes que os indico os saldrá una buena cantidad de mermelada, os explico en la receta como conservarla sin problema durante muchos días, además también os pongo la receta en thermomix, alguien da más???
Disfrutad....



700 gr. berenjena
450 gr. azúcar
el zumo de medio limón ( en la receta con thermomix medio limón entero sin piel ni semillas)
un trozo de canela en rama
1 vaso de agua


Limpiamos muy bien las berenjenas y cortamos (con la piel) en cuadraditos muy pequeños,
La colocamos en una olla con el resto de los ingredientes a fuego lento sin dejar de remover.
La mantenemos al fuego hasta que veamos que se ha evaporado el agua y la berenjena casi está desecha con aspecto de mermelada, podemos probarla con mucho cuidado de no quemarnos y si notamos que ya está totalmente cocida e integrada con el resto de los ingredientes será el momento de
retirarla.

Con thermomix:
Lavamos las berenjenas, cortamos a trozos e introducimos en el vaso junto al limón y el azúcar y troceamos 5 segundos a velocidad 5.
Bajamos los restos del vaso y añadimos el agua y la rama de canela.
Programamos 20 minutos/ velocidad 2, giro a la izquierda/100 º.
Seguidamente volvemos a programar otros 10 minutos/ temperatura Varoma/ velocidad 2/ giro izquierda quitando el cubilete y colocando el cestito para que no nos salpique.


Para ambas recetas utilizamos tarros que tengamos en casa y los hervimos un rato en agua, incluidas las tapas.
Cuando la mermelada está todavía caliente y con cuidado llenamos los tarros, cerramos bien y les damos la vuelta dejándolos enfriar a temperatura ambiente.
Una vez fríos ya los podemos guardar en las nevera y disfrutar de ellos en cualquier momento.
Todavía no sé deciros cuanto tiempo aguanta porque no me dura demasiado, pero os aseguro que varias semanas seguro que sí.
Tomadla en unas tostaditas untadas con queso de untar (como en la foto), con queso de cabra o con una buena carne de cerdo.
Ya me contareis!!


lunes, 31 de agosto de 2015

COCA DE VERDURAS



Soy de la opinión de que para realizar grandes y sabrosos platos no tenemos que complicarnos la vida.
Por supuesto que las grandes creaciones de los chef de prestigio son espectaculares tanto en sabor como en presentación, no olvidaré jamás los maravillosos platos que degusté el pasado año en Madrid de mano de varios de los grandes de este país.
Pero para nuestro día a día no necesitamos complicarnos mucho la vida, verdad?? Y tenemos la suerte de vivir en un país con unas gastronomía de lujo. Cualquier comunidad, ciudad o pequeño pueblo cuenta con sus propias exquisiteces, desde nuestro muy andaluz salmorejo hasta unos calçons con salsa romescu catalán.
Pues en Mallorca pueden presumir de sus cocas, elaboradas con una riquísima masa sobre la que podemos poner un sin fin de ingredientes. Hoy os traigo una de las más sencillas, con unas simples verduras.Creo que he visto por ahí que a esta coca en concreto la llaman "Coca de trampó"
Pero ya sabéis que en la cocina lo que debe de sobrar es la imaginación, así que cubrirlas con lo que más os apetezca seguro que repetiréis.
Esta receta tan sencilla me la dió una recién adquirida amiga que me encantó conocer, Elena, a la que aprovecho estas lineas para darles las gracias y mandarle un gran beso, espero volver a verte pronto!!!
Disfrutad...




Para la masa:
150 gr. cerveza
150 gr. aceite de oliva virgen extra
330 gr. harina

Para el relleno:
tomates
pimientos
cebollas
sal
aceite de oliva virgen extra

En un bol amplio vertemos los ingredientes de la masa y amasamos bien, debe de quedarnos una masa muy elástica y suave. Podemos añadirle un poco más de harina si lo creemos necesario, aunque con estas medidas suele quedar muy bien.
Colocamos papel film sobre una bandeja de horno y extendemos la masa, no resulta necesario el rodillo, podemos hacerlo perfectamente con las manos.

Reservamos mientras hacemos el resto de la receta.
Picamos del tamaño deseado las verduras, en taquitos pequeños, algo más grande o rodajas, al gusto.
Aliñamos con sal, aceite de oliva y si os gusta, un poco de limón o vinagre.
Dejamos unos minutos que cojan bien el sabor.
Escurrimos un poco las verduras y cubrimos con ellas toda la superficie de la masa.

Metemos a horno precalentado a 200º unos 5 minutos, seguidamente bajamos a 180º y dejamos hasta que la masa de coca esté doradita y las verduras hechas, (hay quien pocha un poco la verdura antes de ponerla sobre la masa). Unos minutos antes de que esté totalmente hecha regar con un hilo de aceite de oliva virgen extra. Dependerá del horno los minutos que debe de estar, además de la gordura que le hayamos dejado a la masa, a mi personalmente me gusta finita que resulta menos pesada.
Ya podéis disfrutarlas calentita o fría, al gusto.

lunes, 24 de agosto de 2015

GALLETAS DE QUESO PARMESANO Y ROMERO



Una vez leí que " Para respirar se necesita aire, para amar se necesitan dos personas, para sobrevivir se necesita una amistad".
Es una de las frases con la que me siento más identificada, tienes a tu familia, tus hijos, tus compañeros de trabajo, pero si no tienes amigos nunca serás feliz. Ellos complementan tu día a día, te reconfortan, te discuten si es necesario y, sobre todo en mi caso, son los que consiguen rescatarte  y darte una nueva ilusión.
Chic@s nunca podré agradeceros lo suficiente lo que hicisteis, hacéis (y seguro que haréis) por mí.
Quién tiene un amigo tiene un tesoro!!!
Pero hoy me vais a permitir que me centre en una persona, a mi ángel caído del cielo, a mi hermana del alma, a una de las personas que más quiero y a la a veces he fallado, pero ella a mí nunca.
A mi preciosa ratoncita Auxi, a la que dedico con todo mi cariño esta receta elaborada con uno de sus productos favoritos.
Te quiero!!!!
No me faltes nunca!!!


Esta galleta al ser salada y estar elaborada con queso es un entrante exquisito para tomar con una cerveza bien fría o una copa de buen vino tinto. Os puedo asegurar que están riquísimas!!

120 gr. mantequilla a temperatura ambiente
100 gr. de queso parmesano rallado
Una pizca de sal
pimienta negra molida
1/2 cucharadita de romero
150 gr. harina normal
1 cucharada de agua


Batimos muy bien la mantequilla con la batidora o unas varillas hasta que veamos que tiene una textura cremosa.
En ese momento añadimos el queso, la sal, pimienta, romero y harina e integramos bien todos los ingredientes.
Añadimos una cucharada de agua y amasamos obteniendo una masa de la textura de las masas de pizza.
Extendemos sobre papel sulfurizado dándole en grosor del que queramos nuestras galletas.
Ponemos en una bandeja y guardamos en la nevera durante una hora.
Con ayuda de un cortapastas hacemos nuestras galletas y metemos al horno precalentado a 180º durante unos 15 minutos aproximadamente. (Dependerá del grosor de la galleta, así que iremos mirando y sacaremos cuando veamos que están doraditas). Enfriamos.
Disfrutad.....



Esta receta la he visto en "Yt"


martes, 4 de agosto de 2015

PIZZA AL PESTO






Os puedo asegurar que odio el verano, no por la estación en sí, que ya quisieran muchos vivir a tres minutos de la playa como yo y con un clima inmejorable, si no por el desbarajuste que se crea en casa con las vacaciones. Que si no hay cole, que si yo trabajo y tú de vacaciones. Cambia la hora de levantarse, de almorzar, de cenar...
Yo soy animal de costumbres fijas!!
Pero lo que peor llevo es la comida, con tanto cambio de horario, tanto beber líquidos y tantas entradas y salidas cada uno quiere un menú diferente, ni que esto fuera un chiringuito de playa!!
Pero hay algo con lo que nunca se falla y si la haces casera 100%, no hay nada con más alimento y más saludable, totalmente dieta mediterránea...
LA PIZZA!!!
No creo que nadie en casa os ponga mala cara cuando le presentéis en la mesa una bien completita y recién sacada del horno a la que sólo le haga falta un buen helado casero de postre.
Así que hoy os traigo una bien rica, con salsa pesto (me encanta esta salsa!!), muy natural y muy saludable con la que triunfaréis este verano y en cualquier época del año.
Disfrutad....

Para la masa de pizza:
100 gr. de harina
25 gr. de mantequilla
2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
sal
un poco de agua

Para el pesto:
un buen puñado de hojas de albahaca
2 dientes de ajo
100 gr. almendras (o piñones si lo preferís)
sal
aceite de oliva virgen extra (como medio vaso)
opcional, queso parmesano

Para la cobertura:
tomate frito
2 bolas de queso mozzarella
100 gr. bacon a taquitos
tomates cherrys
queso rallado


Comenzamos con la masa de pizza que es extremadamente fácil. Sólo tenemos que mezclar muy bien la mantequilla derretida con la harina y la sal e ir incorporándole poco a poco agua hasta que tengamos una masa consistente y elástica al amasarla.
Hacemos una bola, la enharinamos, cubrimos con papel film y guardamos en la nevera media hora.
Mientras preparamos el pesto introduciendo todos los ingredientes en el vaso batidor y batiéndolo bien hasta obtener una salsa muy cremosa. Hay a quien le gusta incorporarle un poco de queso pero a mí como más me gusta es así,  os lo dejo a vuestra elección. Reservamos.
Sacamps la masa de pizza de la nevera, enharinamos la encimera y con ayuda de un rodillo la vamos extendiendo hasta que nos quede una base finita para que resulte más agradable al comer.
Cubrimos con una capa muy fina de tomate frito, cortamos la mozzarella en rodajitas bien finas y la disponemos por toda la superficie, le añadimos el bacon que habremos pasado primero ligeramente por una sartén sin nada de grasa. A continuación cortamos los cherrys por la mitad y lo distribuimos por la pizza.
Con ayuda de una cuchara vamos cogiendo "pegotes" de pesto y echándolo por toda la superficie, seguido de una buena capa de queso rallado.


Hornear hasta que la masa de la pizza esté bien crujiente y la cobertura derretida e integrada en el horno precalentado a 180º.


Si la pizza al pesto que soleis tomar es la del Mercadona, por ejemplo, notareis la gran diferencia si la cocinais vosotros.
Animaos y contadme!!


Mirad este breve video como chisporrotea la pizza, ummmm!!!

video


viernes, 24 de julio de 2015

HELADO DE MANGO


¡Qué calor!
Seguro a que estas dos palabras son las que más habéis oído en estos últimos días y con diferencia.
Dicen que es el verano más caluroso de los últimos cuarenta años, tenemos una ola de calor tras otra y pasamos unas noches asfixiantes..
En ésta época debemos de tener mucho cuidado con la alimentación, tomar muchas frutas y verduras, comidas poco copiosas e hidratarnos mucho. Los helados siempre son una buena alternativa, en verano a todos se nos apetece. Que, por cierto, en nuestro país tenemos  muy poca "cultura" de helado, sólo solemos tomarlos cuando llega el estío cuando en la mayoría de los países se toma todo el año ya que es un producto con muchas propiedades y con tan gran variedad de sabores que todos encontramos el nuestro.
Pues hoy os traigo un helado riquísimo de mango y, como no podía ser de otra manera, con unos maravillosos mangos de La Axarquía con mucho Sabor a Málaga, cuya producción se incrementa cada año y se ve reconocida por su elevada calidad.
El mango es una fruta tropical con muchas propiedades nutritivas, es antioxidante y anticancerígeno,
bueno para la piel, vista, cabello, mucosas, huesos...
Admite infinidad de preparaciones, por ejemplo acordaros de la Ensalada sabrosa de mango, la Cuajada de gelatina con mango,el Solomillo con mango, pasas y orejones o el Timbal de langostinos, mango, salmón y canónigos con salsa tártara.
El helado de hoy es muy fácil de hacer, con o sin heladera y podéis servirlo sólo, con sirope de caramelo, nata o integrarle a los ingredientes unas hojas de hierbabuena que precisamente ayer ví en Instagram un helado exactamente igual al mío pero con esta hierba tan aromática entre sus ingredientes de mi compi Copiacocina, la próxima vez le pondré algunas yo también que seguro que le va de lujo.
Disfrutad....


3  mangos maduros
400 ml. leche condensada
400 ml. nata para montar
1 huevo

Pelamos y troceamos los mangos. Los batimos un poco y le añadimos el resto de los ingredientes terminando de batir hasta que esté todo completamente integrado.
Si en este punto pecáis y probáis la masa, no os asustéis si notáis que sólo sabe a leche condensada. Os aseguro que al final tendrá un gusto buenísimo a fruta.
Si tenemos una heladera, metemos nuestra crema y seguimos las instrucciones del fabricante.
Si, como en mi caso, no tenéis (aquí pongo cara de pena...), colocamos la crema en un recipiente amplio y metemos al congelador.
A los 40/45 minutos lo sacamos y batimos ligeramente con la batidora o con un tenedor y volvemos a guardar en el congelador. Repetimos esta operación al menos en tres ocasiones para que no se forme cristales de hielo.
Ya sólo nos queda sacarlo unos minutos antes de servir y disfrutarlo.
Feliz verano!!!

lunes, 20 de julio de 2015

MINI DONUTS


Mirad que receta más rica os traigo hoy, éstos mini donuts los hemos visto en infinidad de películas y dibujitos, Hommer Simpson cuando no tiene su cerveza Duff tiene uno de estos...
Ahora que tenemos los niños en casa nada mejor que aprovechar para hacerles una merienda casera, bonita y en la que os pueden ayudar en su elaboración.
Ponerlos a amasar, tamizar y sobre todo el paso final de decorarlos con los colores que ellos prefieran y su topping preferido, se divertirán, estarán entretenidos y se comerán estos mini donuts con toda la ilusión del mundo.
La receta es muy básica, de hecho la podéis encontrar en otros muchos blogs y en youtube, pero espero que os quedéis en mi cocina...
Disfrutad....


110 gr. de harina
65 gr. azúcar blanca
25 gr. azúcar moreno
45 ml. leche
40 ml. suero de leche (se consigue dejando reposar quince minutos los 40 ml. de leche con cuatro o cinco gotas de limón)
15 gr. mantequilla
1 huevo
unas gotas de esencia de vainilla
1/2 sobre de levadura
una pizca canela en polvo
una pizca de sal

Para el glaseado:
100 gr. azúcar glass
un poco de agua
colorantes alimentarios


Para la decoración.
El topping que más os guste. fideos de chocolate, bolitas de colores...

En un bol grande mezclamos los ingredientes secos, tamizando la harina con la levadura, añadimos los dos tipos de azúcar, canela y sal.
En otro bol mezclamos los líquidos, la mantequilla derretida, la esencia de vainilla, huevo, leche y el suero integrándolo todo muy bien.
Unimos las dos preparaciones y mezclamos muy bien.
Precalentamos el horno a 180º.
Para que nos sea más fácil manipular la masa podemos meterla en una manga pastelera, o simplemente usamos una cuchara con cuidado de no derramar mucho.
Usamos un molde específico para minidonuts, aunque también podéis hacer donuts de tamaño normal. Los moldes de silicona son ideales para luego desmoldar, si son de otro material hay que pincelar los huecos muy bien con mantequilla derretida para luego poder desmoldar sin problema.
LLenamos los huecos sólo HASTA LA MITAD, ya que la masa nos crecerá y metemos en el horno unos 12/15 minutos hasta que pinchemos y estén hechos( tendreis que hacer varias tandas), dejamos enfriar y desmoldamos.


Preparamos el glaseado echando un poco de agua en el azúcar glass hasta conseguir una mezcla como de natilla espesa.
Separamos la preparación en tres o cuatro según el número de colores que vayamos a usar y lo coloreamos con unas gotas de colorantes alimentarios hasta conseguir el tono que nos guste.
Vamos cogiendo uno a uno los donuts y los bañamos por un lado en el glaseado coloreado que nos guste y decoramos con el topping elegido. Repetimos la operación con todos los donuts cambiando de color.
Los niños disfrutarán como locos!!!!

jueves, 9 de julio de 2015

ALBÓNDIGAS ENVUELTAS EN BACON CON SALSA BARBACOA

Si hay un plato que nunca falla son las albóndigas. Gustan a grandes y pequeños y no falta en nuestro recetario del día a día. Algunos las prefieren con tomate, otros con salsa y otros con almendras (la favorita de casa),y, es curioso, ninguna sabe igual, en cada casa tienen su propio sabor y su propia receta.
Hoy os traigo unas que serán todo un éxito, os lo aseguro, con la ventaja que podéis usar la salsa que más os guste para darles el toque final. Yo he optado por una barbacoa que uso mucho para las costillas, el pollo o las chuletas y que en esta receta me ha quedado genial.
Aprovechad para que los niños se metan en la cocina para prepararlas, para ellos será divertido y les servirá para aficionarse a la cocina.
Recuerdo que de pequeña siempre hacía yo las "bolas" de las albóndigas en casa de mi madre, era un momento en el que las dos disfrutábamos mucho, creo que ya ahí tenía escondida mi pasión por la cocina, sólo que no la descubrí hasta muchos años después a pesar de todos mis pinitos con muy corta edad.
Ya me contareis el resultado (y contadme también con qué salsa la habéis preparado), otra receta fácil, económica, riquísima y divertida... muy "Mis Comiditas"!!.
Disfrutad....


1/2 kg. de carne picada se cerdo, ternera o ambas como tengáis costumbre (yo aquí usé sólo cerdo)
1 rebanada de pan de molde
un poco de leche
1 huevo
3 dientes de ajo
perejil
sal
pimienta
pan rallado
harina
aceite
bacon en lonchas finitas

Para la salsa barbacoa:
5 cucharadas salsa de tomate
5 cucharadas de ketchup
3 cucharadas de Coca-Cola
2 cucharadas salsa de soja
2 cucharadas de orégano
1 cucharada de tomillo
perejil picado
1 guindilla muy picada

Con estas cantidades me salieron 20 albóndigas del tamaño de una bola de ping-pong, así que necesité 20 lonchas de bacon.
Cortamos los bordes de la rebanada de pan de molde, lo troceamos y lo cubrimos de leche.
En un bol amplio ponemos la carne picada, el huevo, los ajos muy picaditos, sal, pimienta y perejil picado. Añadimos el pan de molde escurrido (esto nos servirá para que las albóndigas sean más jugosas) y mezclamos todo muy bien.
Añadimos un poco de pan rallado y volvemos a mezclar, nos debe de quedar una masa muy cremosa pero lo suficientemente compacta para poder hacer las albóndigas sin problemas.
Vamos cogiendo porciones de masa y vamos formando las bolas de un tamaño medio o grande al gusto, pequeñas no ya que no quedaría bien con el bacon.
Las enharinamos y las freímos muy ligeramente en una sartén con aceite, simplemente para que nos forme una pequeña costra en la superficie.
Cuando se hayan templado un poco para que no nos quememos vamos tomándolas una a una y envolviéndolas con una fina loncha de bacon. Sujetamos con un palillo y reservamos.


Preparamos la salsa barbacoa mezclando muy bien todos sus ingredientes (para los mas salseros haced más cantidad para que mojen en ella las albóndigas terminadas.
Pincelamos muy bien las albóndigas con la salsa y las vamos colocando en una bandeja apta para hornos.
Asamos en el horno precalentado a 180º unos 15 minutos.
Servimos con una buena ensalada, patatas fritas o lo que más nos guste y...
a chuparse los dedos!!!